2021:ODISEA DE UN ENCUENTRO

Desde el aire. (Imagen: Mª José Corral Benítez)

El encuentro llegó, aquel ansiado momento por fin ocurrió. Durante el largo viaje ella imaginaba cómo sería el primer encuentro, un gusanillo en el estómago y un nerviosismo ansioso de conocer a aquel "fantasma" con el que había mantenido una maravillosa amistad durante largos y tristes años. Era como un "fantasma", aunque sin verlo jamás físicamente podía percibir su presencia en cualquier momento. Cada pensamiento, cada sentimiento, cada situación por insignificante que fuera, hacía que aquel "fantasma" apareciera ante ella, le venía al pensamiento, lo presentía.

Aquel encuentro pareció normal, con el entusiasmo habitual de un recibimiento convencional, solo pareció. El sonido del corazón era sordo. Nadie puede escuchar los sentimientos. Las voces de su pensamiento eran mudas. Nadie puede escuchar las ilusiones. Sus ojos hablaban, sus ojos escuchaban, sus ojos respondían, sus ojos comprendían. Las miradas cómplices se sucedían sin cesar dando lugar a la sonrisa.

A la mesa de un bar, no había palabras. No eran necesarias. No había nada que decir, todo se sabía de antemano, lo conocían todo el uno del otro. Ella miraba a aquel que había sido un "fantasma" y sonreía abiertamente. Él permanecía serio, triste, emocionado tal vez. Ella sonreía una y otra vez, una sonrisa de sorpresa y felicidad. ¡¡¡ Tanto tiempo deseando este momento !!! Miraba sus ojos, y advertía el brillo y el desconcierto. Sonreía poco. Triste sonrisa. Se diría que deseaba llorar en lugar de reír.

Miraban el ambiente del bar, el bullir de la gente, el paisaje exterior, un mundo ajeno a lo que significaba aquel primer encuentro. Un mundo ignorante a un acontecimiento que para ellos resultaba tan importante.

Ella le preguntó:
- ¿Qué tal me ves?
- Muy bien- dijo el "fantasma".
- Temía decepcionarte, podría no ser como imaginabas - comentó ella.
- No. Eres tú -dijo el fantasma encogiendo los hombros.

Entonces ella sonrió complaciente y descubrió lo mucho que lo quería.
ENTRADAS RELACIONADAS:

María José Corral Benítez

8 comentarios:

Mª Antonia dijo...

Querida Mª José:
¡Al fin he podido entrar en tu blog, después de algunos problemillas !
Divino encuentro. Extraordinario relato... ¡Qué importante y significativo es el lenguaje gestual! La manera de mirar, la profundidad de la mirada, la expresión de los ojos... ¡dicen tanto en una relación!
Me queda una duda: ¿El fantasma se materializó o su presencia era producto de la imaginación de la protagonista?
Disculpa si no he sabido leer bien entre líneas.

Un abrazo desde Córdoba.

María José dijo...

Mª Antonia:
Sí ,claro que sí. Se trata de un encuentro. Es un relato que habla de un encuentro real.

El significado es que ni el tiempo ni la distancia, no tienen que ser obstáculo para que exista y se conserve una buena amistad. Hoy en día tenemos a nuestra disposición unas maravillosas tecnologías que pueden mantenernos en contacto.

Las amistades que perdí por culpa de la distancia es difícil que vuelva a recuperarlas.
Las que haga a partir de ahora, no permitiré que eso ocurra.

Quien sabe, quizás algún día nos encontremos con estos amigos que como tú y yo hemos conocido a través de nuestro blog.
Sería estupendo.
Aquí todos parecemos fantasmas.

Anónimo dijo...

Bonito relato y maestra redacción. Te felicito por la forma de expresarlo, pone de manifiesto una sensibilidad especial, el goce de la palabra, quizas es el goce del recuerdo, si, como dices es un encuentro real. Felicidades por la ejecución y por la forma en que la vives.

manu dijo...

es así, hoy en día las distancias son relativas. la cercanía es palpable. esto nos permite poder relacionarnos con gente que tenga alguna cualidad que nos interese, en este caso escribir.


muy lindo el texto. me imaginé la tensión existente al conocerse cara a cara...esa sensación de pensar "le gustare?".


saludos!!!

María José dijo...

Anónimo:
Gracias por tu visita y por darnos tu opinión.
Así mismo te agradezco tus halagos a mi texto, y me complace haber conseguido plasmar con palabras un pensamiento.

Saludos.

Manu:
Has entendido la idea perfectamente. Ahora no hay excusas para la distancia: el teléfono móvil con todas sus prestaciones, internet, el correo electrónico, el chat, etc.. son herramientas que producen acercamiento.
La actividad bloggera incluso conlleva una relación social y amistosa con desconocidos/as.

En un blog leí un post que trataba y ponía a debate entre sus visitantes el hecho de que conocerse o no pesonalmente influía mucho en este mundo.

Un saludo y gracias por tu visita y por tu comentario que siempre es muy interesante.

Oscar Mendizábal dijo...

!Wow! María José, que inspiración para plasmar por escrito, una escena que sin duda, tiene lugar ahora mismo, en alguna parte de este mundo.
Por cierto, la fotografía al inicio del post, me trae un grato recuerdo. Hace poco visité una parte de la cadena montañosa más grande de Centroamérica (los cuchumatanes). El paisaje era muy similar.

Saludos!

María José dijo...

Óscar:
El mundo es tan grande que siempre está ocurriendo algo en alguna parte. Alquien estará naciendo y alguien estará muriendo. Alguien estará siendo dichoso y alguien estará siendo desgraciado, y ¿porqué no? Sin duda alguien se está conociendo por primera vez.

Esta foto es hecha desde un avión, se ven las nubes sobrevolando el cielo de Escandinavia.

Saludos.

Steki dijo...

María José:
Sólo paso a dejarte un saludo pues estoy trabajando con el cierre de la edición en puerta.
Te leeré mañana como te mereces.
Buena semana para ti!
BACI, STEKI.

Related Posts with Thumbnails