Dominique Lapièrre: Felicidad, generosidad y pobreza




"Sólo quien es pobre procede con tanga generosidad... qué pena que el hombre no sea siempre así. "


Los indios, a pesar de su extrema pobreza, son más felices que la mayoría de los europeos.


El escritor Dominique Lapièrre, hasta que no se demuestre lo contrario y sin que nadie pueda rebatir científicamente sus argumentos, mantiene que la influencia del Budismo y el Yoga en la búsqueda de la paz interior muestra una relación superior al promedio mundial entre la felicidad y el grupo étnico al que se pertenece, más allá de las catástrofes naturales o la pobreza.


Así pues, es falso el mito de que unos grupos étnicos son más felices que otros.


En la fotografía superior, sólo quien es rico de amor y generosidad actúa así.


Tiene más mérito el que da lo poco que tiene que el que da lo que le sobra.



Dominique Lapierre , escritor francés
(La Rochelle, Francia, 30-07-1931)

La Ciudad de la Alegría (1985, La Cité de la Joie) es su libro más importante y conocido. Se desarrolla en Calcuta y cuenta la historia de los habitantes de un miserable barrio de chabolas donde el autor pasó dos años investigando y documentando la vida de sus habitantes, conviviendo con derivados de la desigualdad social como el desempleo, la enfermedad y la miseria.

El libro vendió millones de ejemplares en más de treinta idiomas. Cumpliendo con una promesa, el autor destinó la mitad de las regalías a los habitantes del barrio de chabolas. A continuación el autor dio conferencias y realizó colectas cuyo traspaso a la India supervisó él mismo, lo mismo que el cumplimiento de las obras destinadas a mejorar la salud de los habitantes.

Realizó obras de irrigación en los terrenos de las aldeas de campesinos de pocos recursos.

Con base en el libro, en 1992 se filmó la película también llamada La ciudad de la alegría, dirigida por Roland Joffé.

Otros best-sellers: Mil soles, Esta noche la libertad, Era medianoche en Bhopal y de Más grandes que el amor, varios con la colaboración de Larry Collins.

Entre 1954 y 1967 trabaja como reportero para la revista Paris Match.


Mª José Corral Benítez
VER TAMBIÉN:

- FELICIDAD: Estudio sobre las dimensiones de la Felicidad
- Gary Marcus: Kluge y Decálogo para vivir mejor
- Generosidad: Es mejor dar que recibir

- ENLACES:

-ÍNDICE de Curiosidades
- Entradas sobre la Felicidad

ENLACES EXTERNOS:

- Wikipedia: Dominique Lapièrre

6 comentarios:

Pinar dijo...

Te acuerdas un día haciendo un comentario en tu blog, escribía acerca de que vimos esta pelicula y tú me dijiste que escribiera sobre ello.

Me alegro que tú lo hayas hecho.
Besos.

Pepe Bermúdez dijo...

El libro es bastante mejor que la pelicula. Porque es un axioma que una buena pelicula tiene que estar basado en una mala novela y viceversa, un buen libro es imposible transportarlo a la gran pantalla.
En cuanto a la frase de inicio estoy un poco perdido. No la entiendo. Las religiones, en general y en su lado mistico, ayudan a lograr cierta paz interior que repercute en un bienestar de la persona, indistintamente de su raza, estatus o religión, por lo tanto nada hay que decir; toda gimnasia espiritual es buena. De todas formas ayudar en las necesidades de los que sufren es lo mejor, y ya subistes un post muy bueno sobre el padre Ferrer, Lapierre solo refleja en un libro, lo que Ferrer ha intentado modificar y superar; personas como Ferrer, o la madre teresa, han demostrado que espiritualidad y trabajo pueden hacer mucho por el ser humano.

María José dijo...

Pinar:
Aún puedes hacerlo. Esta entrada no se centra en la película.

Feliz verano

Pepe Bermúdez:
Nunca me ha gustado una película después de leer el libro y si he visto la película me niego a leer el libro, ja ja ja . Será por eso de los axiomas que mencionas.
La imaginación que provoca la lectura es algo muy personal.

Esta entrada trata de la Felicidad relacionada con los grupos étnicos, hay estudios al respecto.

Esperemos que queden seres como La Madre Teresa o Vicente Ferrer, hacen mucha falta.

Felices vacaciones.

carmen dijo...

Las cosas que vedaderamente nos proporcionan felicidad no nos lo da el dinero.El amor,los amigos de verdad,eso no se compra.Pero hay personas tan superficiales, tan vacias que solo buscan el status social,la pasta, y todo lo que conlleva.
La foto que nos muestra la vi hace tiempo,sin duda es preciosa y muestra la generosidad de algunas personas.

Que tal las vacas?,las mis ya se han acabado, snif!! jejeje.

Un besote.

Ramón José Martínez Cuevas dijo...

Muy profundo el artículo!!

Estamos sumergidos en esta sociedad de consumo, donde poco a poco se van perdiendo los auténticos valores: como la generosidad.

Un saludo!!

María José dijo...

Carmen:
Me hace gracia que sin conocermos ya seamos amigas, ¡¡ qué cosas pasan en este mundo virtual !!

Pues sí, la felicidad no la da nada de eso, la felicidad consiste en muchas cosas, sobre todo el su búsqueda. Lo principal es tener tranquilidad y paz.
Una posición social, dinero, salud, etc... son muy necesarios pero una vez que se cubren las necesidades básicas, todo lo material que exceda no aporta más felicidad.

Mis vacaciones son largas. Soy docente. Ja ja ja ja . En eso tenemos suerte.

Besos.

Ramón José:

Sí, esta sociedad es muy consumista, demasiado. Por eso hay que educar en valores.

Un saludo.

Related Posts with Thumbnails