Imágenes curiosas: Cartel publicitario antiguo de productos masculinos Lucky


Aquí os traigo un cartel publicitario antiguo para anunciar la gama de productos de belleza masculinos "Lucky".

Vean el hombre con guantes de boxeo y a la mujer con un ojo morado y sonriendo.

El slogan justifica la conducta del hombre y la mujer que lo perdona al parecer reconociendo su superioridad.

Un anuncio comercial impensable en la actualidad. No olvidemos el lamentable problema de la violencia doméstica y el maltrado a las mujeres que estamos sufriendo en España.

VER TAMBIÉN:
- Todas las entradas en el blog sobre Violencia de Género

8 comentarios:

Carlos Alberto Arellano dijo...

¡Impresionante! ¿De qué año es esta propaganda?

Sonita dijo...

En este mundo, María José, todavía sigue vigente la ley del más fuerte y del más bruto. Sobre todo en el hogar. Los hombres tienen esa ventaja. La mayoría son más altos, más pesados, más musculosos y más fuertes que nosotras. Por eso nos han dominado durante milenios. A fuerza de gritos, amenazas y sopapos. Cierto: la marea (ante el asombro de muchas bestias peludas) ha estado cambiando desde la Revolución Francesa. Pero aún tenemos muchos largos y difíciles caminos por recorrer. Saludos.

Antonio Aguilera dijo...

Jaja))).
Vaya, ella con el ojo morado y tan feliz.
La cara que le ponía el régimen, claro: la mujer sumisa que ama a su "macho" pese a la adversidades.

Quizás hoy, en alguna ocasión, no se puedan haber invertido los roles??. Habría que pensarlo.
Ni machismo, ni feminismo. Ni tanto ni tan poco. Y he de callar porque las feministas ....

Saludos mi bloguestra preferida.

Alfa79 dijo...

En principio te diré (aunque ya lo he dicho en muchas ocasiones, supongo), que estoy en contra de todo tipo de violencia: ya sea contra las mujeres, contra los niños, contra los hombres, contra los mayores, contra los desprotegidos...

Un cartel, una época y un régimen que, muchos de nosotros llegamos a conocer. Aunque, afortunadamente eramos niños y no nos afectó muy directamente.
Bueno, recuerdo que a mí me pegaron en el colegio hasta los 10 años (justo cuando murió Franco). Hoy, esto es impensable.

Recuerdo aquello de... ¡ cuando vayas a la mili, te harás un hombre !
Y estuve en la mili (voluntario) y más. Y sigo siendo igual de "hombre".

Ese machismo violento hay que desterrarlo. Empezando por algunas mujeres, quienes todavía enseñan esos roles machistas a sus hijos pequeños.

Y por supuesto, habría que condenar a aquellas otras mujeres que denuncian a sus maridos (o parejas) para obtener beneficios (custodia de los hijos, ayudas de la admón., etc).

Obviamente, metiendo entre rejas a todos esos asesinos que utilizan el terrorismo contra las mujeres.

Salud y saludos.

María José dijo...

Carlos Alberto:
Es de hace más de 30 años.

Hasta pronto.

Sonita:
Eso si tenemos en cuenta que el más fuerte físicamente. Por otro lado está el asunto de donde reside el poder, el cual puede estar en otros ámbitos.

Un saludo.

Antonio Aguilera:
El feminismo no es lo mismo que el machismo en los hombres. El equivalente al machismo se llama "hembrismo".

Saludos.

Alfa79:
Sí, este tema ya se ha tratado en otras entradas y sé cual es tu opinión y tu sentimiento hacia la violencia.

Hay quienes nunca llegan a ser hombres aunque sean seres humanos.

Un saludo y recuerdos.

Antonio Aguilera dijo...

Curioso el tèrmino "hembrismo".

Y, ¿cómo se comportan las integrantes de este colectivo?.
¿Van "disparando" a varón que se les presente??.

Nunca escuché antes la palabreja: "tó" los días hay que aprender

Saludos otoñales. Espero que estés fuerte

Mª Antonia dijo...

Sólo acierto a decir: terrible e impactante. Lo triste es que hoy, sin haber carteles que lo propaguen, existe éso mismo en muchos hogares, donde las mujeres lo sufren en silencio.

Un abrazo.

María José dijo...

Antonio Aguilera:
"Hembrismo" es lo mismo que machismo. Por lo tanto consiste en querer dominar y sentirse superior al otro sexo.

Un saludo.

Mª Antonia:
Afortunadamente, cada vez se sufre menos gracias a las campañas en contra de la violencia de género.

Antes de la legalización del divorcio, las familias vivían separadas de puerta para adentro, sujetas a la presión social.

¿Escuchaste alguna vez? : "Mi padre es muy bueno... pero cuando se emborracha nos pega".
¡¡ Terrible !!

Un saludo

Related Posts with Thumbnails