Fábula: Competición de ranas

Rana del río de Bayarque (Almería)
Imagen de Mª José Corral Benítez

Era una vez una carrera de ranitas cuyo objetivo era alcanzar lo alto de una gran torre.

En el lugar había una gran multitud de espectadores y mucha gente para apoyar y gritar por ellas.

Comenzó la competición pero como los espectadores no creían que las ranitas pudieran alcanzar lo alto de aquella torre, lo que más se oía era:

" ¡¡¡ Que pena !!! esas ranitas no lo van a lograr, no van a poder..."

Y las ranitas comenzaron a desistir.


Pero había una que persistía y continuaba la subida en busca del logro.

La multitud continuaba gritando :

" ¡¡¡ Qué pena !!! ustedes no lo van a conseguir, no van a poder."

Y las ranitas estaban exactamente desistiendo, una por una, menos aquella ranita que continuaba tranquila y cada vez más segura.

Ya, al final de la competición, todas desistieron menos ella.

La curiosidad se apoderó de todos que querían saber lo que había ocurrido y cuando fueron a preguntarle a la ranita cómo lo había conseguido, cómo logró hacer la prueba, fue donde descubrieron ¡¡¡ que era sorda !!!

MORALEJA:
No permitas que personas con el mal hábito de ser negativas, derrumben las mejores y más sabias esperanzas de tu corazón.

Recuerda siempre : "Hay poder en nuestras palabras y en todo lo que pensamos".

Por tanto, procura siempre ser positivo.

Sé "sordo" cuando alguien te dice que tú no puedes realizar tus sueños.
Piensa además que tu boca tiene el poder de la vida y de la muerte. Una palabra de aliento a alguien que está pasando por un mal momento, puede reanimarlo y ayudarlo a salir adelante.

Una palabra destructiva puede ser lo único que se necesita para matarlo.

Seamos cuidadosos con lo que decimos.

Que tu boca siempre tenga unas palabras de aliento para todos aquellos que se cruzan en tu camino.

Sé positivo y estimula a los demás, pero también cree en ti mismo.

¡¡¡ Cree o sé sordo !!!
Anónimo
ENLACES:

9 comentarios:

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Gran moraleja la que nos ofrece esta fábula. Deberíamos oír menos las críticas que intentan que abandonemos nuestras aspiraciones antes de intentarlo.

Ramón José Martínez Cuevas dijo...

Muy buena historia!!

Me ha recordado en parte a la situación que se plantea en la película de Akira Kurosawa: "Madadayo", cuando pierde el protagonista a su querido gato.

Sino has visto la peli te la recomiendo.

Salu2!!

María José dijo...

Grego:
Razón tiene el refrán "A palabras necias oídos sordos".

Hay que escuchar a los que nos den palabras de apoyo, no a los que nos desalienten.

Ramón José:
Haré clic en ese enlace a ver donde me lleva tu recomendación.

Un saludo y gracias a ambos.

Steki dijo...

Es la Ley de la Atracción, sin dudas.
Me hiciste acordar a mi infancia que con mi papá, cuando íbamos al campo, buscábamos ranitas y las ponía en su mano para que yo las tocara y después las soltaba.
Buen fin de semana para ti.
BACI, STEKI.

Guillermo Mateo Richi dijo...

María José:

Hermosa fábula. Y muy cierta la moraleja. Hay padres que no esperan nada de sus hijos y se lo hacen saber. Y hay otros padres, más inteligentes, que tienen grandes esperanzas y una gran confianza en el futuro de sus pequeños, y también se lo hacen saber.

Saludos.

Alfa79 dijo...

María José:

La parábola que nos has regalado contiene mucho más de lo que pudiera creerse. Las relaciones humanas son complejas pero imprescindibles. Lo más importante es saber distinguir las palabras y quien las pronuncia.

Podemos encontrarnos necios y aduladores, pero nunca olvidemos que hay personas congruentes y receptivas. Descubrámoslas.

Saludos.

María José dijo...

Steki:
Hola, afortunadamente tienes buenos recuerdos de la infancia.

Guillermo:
Lo peor es cuando los padres tienen grandes esperanzas en los hijos, les facilitan todos los medios técnicos y económicos y éstos no responden a esas espectativas. Los padres se sienten decepcionados.

Toni:
Las palabras son importantes depende de donde procedan. Hay que darles la importancia que se merecen y como bien dices hay que cuidar de esos aduladores y falsos.

Un saludo y gracias a tod@s por su visita y por su comentario.

Anónimo dijo...

Hola, llegué a la pag. por pura casualidad y me has impresionado gratamente.
Saludos desde Perú.
Jen

María José dijo...

Anónimo (Jen):
Bienvenido a mi Laberinto. Tienes las puertas abiertas para volver cuando gustes.
Muchas gracias por tus palabras halagadoras.

Un saludo.

Related Posts with Thumbnails