Yo aprendo, yo me faculto.


Las distintas áreas universitarias se enseñan en la Facultad. Damos por hecho que la Facultad nos "faculta" para una profesión, que nos aporta unos conocimientos, unos conceptos, unos procedimientos, unas habilidades y unas actitudes para desempeñar nuestro trabajo.

Lamentablemente eso es cierto a medias. Conozco a pésimos estudiantes que tras finalizar sus estudios universitarios de la manera que llamamos "a trancas y barrancas" luego son unos excelentes profesionales en su trabajo. Por el mismo motivo que otros que fueron alumnos brillantes con expedientes académicos impecables, se han convertido, en mediocres o incluso malos ejercedores de su profesión. Tal es el caso de profesores o médicos, entre otros.

Escuché a un filósofo paisano mío, que cuando marchó a Granada a la facultad de Filosofía y Letras, dedicaba más tiempo a otras tareas y aficiones que a asistir a la facultad. Se dio cuenta de que el temario podría estudiarlo por sí mismo y que allí solo debía ir a realizar los exámenes y a recoger las pertinentes notas. Ahora es un sabio.

Me he dado cuenta de que el hecho de tener un título universitario solo sirve como autorización para ejercer una profesión concreta, no aporta cultura.

Conozco personas con carreras universitarias que son auténticos ignorantes de todo lo demás, (a veces ni siquiera son buenos en su función) y otras que sin haber obtenido titulación alguna son auténticos sabios y eruditos, personas con una cultura excepcional.
Tenemos grandes ejemplos de autodidactas como es el caso de Miguel Hernández o de malos estudiantes como Stanley Kubrick que han llegado a convertirse en genios y modelos a seguir.

El estudio, el trabajo y el esfuerzo potencian nuestras habilidades. No es necesario realizar muchas obras, lo importante es realizarlas bien.

Por consiguiente, somos dueños de nuestro propio aprendizaje. Solo con el entusiasmo, el interés y el esfuerzo llegaremos a alcanzar el conocimiento. No nos lamentemos si no hay un título en nuestro cajón.
¡ Al carajo con los títulos ! El saber no está en un papel, se encuentra en nuestro cerebro.

María José Corral Benítez
ENLACES:

5 comentarios:

manu dijo...

jajajaj...es así...la facultad nos puede orientar, pero no significa que lo logre. depende mucho de cada persona y de la aptitudes que tenga. yo puedo estudiar muchísimo...pero no me garantiza nada...depende de lo bueno que seas...y eso..a veces...no se enseña...se lleva en la sangre.


saludos!

María José dijo...

Manu:

Gracias por compartir tu opinión con este blog. El conocimiento nos lo proporcionamos nosotros mismos.

Saludo.

Steki dijo...

Bien, María José!
Estoy muy de acuerdo contigo.
La Universidad Nacional de Cuyo (de Mendoza, Argentina), es una de las más prestigiosas del país.
Yo trabajo como correctora en la Redacción del diario Los Andes (www.losandes.com.ar) y te puedo asegurar que la mayoría de los chicos que salen de la facultad como Periodistas o Comunicadores Sociales, lejos están de su excelencia.
Pero bueno, la vida les irá dando otras enseñanzas.
Muchas gracias por comentar en mi blog.
Te estoy linkeando para visitarte seguido.
Buena semana para ti.
BACI, STEKI.

Oscar Mendizábal dijo...

Maria José, muy cierto lo que escribes. Siempre he pensado que dentro de nuestro aprendizaje, juega un papel fundamental, la escuela de la vida.
Es esa escuela que no tiene una sede en particular, ni tampoco un horario específico, la que no otorga un título, porque todos somos estudiantes de sus enseñanzas siempre.

Saludos!

María José dijo...

Steki:
Bienvenida a mi blog y muchísimas gracis por compartir tu opinión con nosotros.
Efectivamente, tras los estudios universitarios es imprecindible realizar las llamadas prácticas para desenvolverse en la profesión.
La experiencia es la que nos enseña.

Mi post habla también de la cultura en general, esa que adquirimos por nosotros mismos.

Saludos desde España.

Óscar:
La escuela de la vida es importante. Hay un refrán que dice: "Sabe más el diablo por viejo que por diablo".
Aparte de esto, las aficiones a la literatura, a las obras culturales, los viajes, el interés en la política y la ciencia, nos aporta poco a poco unos conocimientos culturales y científicos que no nos da la universidad.

Saludos españoles.

Related Posts with Thumbnails