Destino - Reflexiones


                        Imagen:  "Busco mi destino" de Carlos Alberto Arellano

¿Es posible que haya un destino reservado para cada uno de nosotros?

Hay quienes opinan que nuestro destino está escrito o  que estamos "predestinados" a tener unas experiencias u otras. ¿Es cuestión de suerte? Tal vez. 

Es un hecho que la suerte hay que ir a buscarla. Yo utilizo la expresión "hay que estar bajo la higuera para que nos caiga la breva" o viceversa.

Como comentaba en la entrada Fortuna y desgracia, mala suerte y buena suerte, tener mala suerte en algo puede ser beneficioso para otras consecuencias. Como por ejemplo, el caso de alguien que pierde un vuelo y luego ese avión tiene un grave accidente.

¿Somos dueños de nuestro destino o estamos predestinados?

Nacer en Europa sin duda es una gran suerte frente a nacer en el África Subsahariana. Venir al mundo en este siglo y disfrutar de los avances técnicos y científicos es una suerte ante  haber padecido la hambruna de la postguerra civil. Nacer en el seno de una familia acomodada o en un entorno marginado social y económico. Son situaciones que no podemos controlar por nosotros mismos.

Si se ha tenido una vida llena de desdichas, vivimos con la esperanza de que, algún día en el futuro, podamos ser más felices. Es bueno tener ilusiones, luchar por ellas, ir a buscar nuestra suerte.
Si por el contrario se ha sido dichoso y por desgracia nuestra vida cambia a una situación llena de problemas y dificultades, nos lamentamos y sentimos nostalgia por el tiempo pasado.
Está claro que no se puede tener todo.

Hay que disfrutar de lo bueno que la vida nos ofrece.  Esforzarse en ser feliz.

Yo busco mi destino.
                                                    Mª José Corral Benítez

ENLACES:
- Índice de REFLEXIONES

12 comentarios:

Carlos Alberto Arellano dijo...

Casi todos los organismos de la Tierra actúan en buena medida conforme al legado genético de que son portadores y que ha sido «previamente transmitido» al sistema nervioso del individuo, siendo la información extragenética recogida en el curso de su vida un factor secundario.

Sin embargo, en el caso del hombre y de los demás mamíferos sucede exactamente lo contrario. Sin desconocer el notable influjo del legado genético en nuestro comportamiento, nuestros cerebros ofrecen muchísimas más oportunidades de establecer nuevos modelos de conducta y nuevas pautas culturales en cortos períodos de tiempo que en cualquier otro ser vivo.

Tomado de: «Los dragones del Edén», de Carl Sagan.

Toni dijo...

Son muchas las personas, quienes creen que el destino les viene impuesto. Es decir, que hagan lo que hagan, todo estaba previamente escrito en el libro de sus vidas.

Hay otros/as, que admiten algunos matices al respecto. Según sus comportamientos o actitudes, el destino podrá modificarse, pero tan solo dentro de un pequeño ámbito.

Sin embargo, soy de los que pienso que el destino lo hacemos y deshacemos con nuestro esfuerzo, con nuestras bondades, con nuestras maldades, con los caminos que vamos eligiendo y desechando, con nuestra valentía, con la cobardía, con los elementos que nos hacen dichosos, con las egomanías que -a veces- nos digieren la vida.

El destino somos nosotros. El destino es modificable. Para bien o para mal.
En caso contrario, la vida no tendría ningún sentido.

¡ Si es que tiene algún sentido !

Saludos cordiales.

Steki dijo...

Qué bueno ver un texto de Carlos Alberto! Me encantó.
Yo soy una de las convencidad de que somos artífices de nuestro propio destino. En mi caso lo digo con causa justificada. Siempre digo que yo torcí mi destino en un momento de mi vida. Todo pasa por la mente.
Besos a los dos. Un placer.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Muchos otros animales tienen sentimientos. Lo que distingue a nuestra especie es el pensamiento. La corteza cerebral es una liberación. Ya no necesitamos estar encerrados en las formas de comportamiento heredadas genéticamente de las lagartijas y los babuinos. Cada uno de nosotros es responsable en gran medida de lo que se introduce en nuestro cerebro, de lo que acabamos valorando y sabiendo como adultos. Podemos cambiarnos a nosotros mismos. Piensen en esa posibilidad.

Tomado de: Cosmos, de Carl Sagan

María José dijo...

Carlos Alberto Arellano:

Los humanos tenemos muchas cosas en común con los animales, lo que más nos diferencia de ellos es la cultura. De esta manera podemos cambiar nuestro modo de vida, nuestro presente y nuestro futuro.

Toni:
Como tú, pienso que cada uno es dueño de su destino, de sus aciertos y de sus errores. Aunque a veces las circunstancias non limiten, debemos dirigir nuestra propia vida.

Steki:
La imagen es de Carlos Alberto, pero el texto es mío.
Besos a ti también.

Brigit dijo...

Hola Mº Jose.
Te he dado un premio por tu blog.
Pasa por el mio a recogerlo cuando quieras.

Mª Antonia dijo...

Querida Mª José:
Soy de las que piensan que estamos predestinados de antemano a vivir una parte importante de nuestra existencia, pero pienso también que la otra parte de la existencia la podemos vivir mejor o peor, según nosotros mismos.
Por ejemplo, si no me gusta el trabajo que tengo (mala época para cambiar), está en mis manos buscarme otro empleo. Otra cosa será si lo encuentro o no lo encuentro. Sin embargo, mi destino es vivir, por mis circunstancias y características ancestrales donde vivo y el momento que vivo. No sé si me he explicado bien.

Interesante post.

Un abrazo.

Toni Sagrel dijo...

No sé si el destino, al igual que nuestras palabras y comentarios, lo hacemos o nos hace hacer.

Desde aquí, Pinar y yo te deseamos a ti y a tu familia mucha Salud (lo más importante) y feliz Navidad.

gatita dijo...

Un post para reflexionar, aunque yo nunca consigo ponerme de acuerdo, en si está escrito o no....
Un besote

Jose Manuel dijo...

Excelente texto, muy buena reflexión. No podemos elegir el destino, pero sí intentar controlar nuestro presente para acabar por navegar en nuestro detino propio y no el que otro haya elegido por nosotros. Podemos cambiar generalmente el rumbo de nuestras vidas, de una manera escalada, con tiempo y con mucha energía y esfuerzo.

Creer en uno mismo es el priimer paso.

María José dijo...

Brigit:
No veo el premio al que te refieres. No obstante te lo agradezco.
Mª Antonia:
Te explicas perfectamente. Un ejemplo muy práctico y actual.
Besos.
Toni Sagrel:
Aunque tarde, yo también os deseo todo lo mejor. Gracias.

María José dijo...

Gatita:
Cada cual cree según su propio criterio. Un saludo.
José Manuel:
Estoy totalmente de acuerdo con tu opinión. Bienvenido a este Laberinto.

Related Posts with Thumbnails