Salarios, impuestos y privilegios de los políticos frente a cualquier otro ciudadano

Me cuentan en un e-mail que ha dicho la Presidenta de la Comunidad de Madrid que es indecente que, mientras la inflación es -1%, los funcionarios además de tener plaza fija, tengan una subida salarial del 5% (gran mentira por cierto) y que habría que congelarles el sueldo.

Esto es lo que es lo que me dicen que es de verdad indecente:

INDECENTE, es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado de 3.996 pudiendo llegar con dietas y otras prebendas a 6.500 €/mes.

INDECENTE, es que un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.

INDECENTE es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca, (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).

INDECENTE es comparar la jubilación de un diputado con la de una viuda.

INDECENTE es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con siete y que los miembros del gobierno para cobrar la pensión máxima solo necesiten jurar el cargo.

INDECENTE es que los diputados estén exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.

INDECENTE es colocar en la administración a miles de asesores (léase amigotes con sueldo) que ya desearían los técnicos más cualificados.

INDECENTE es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos aprobados por los mismos políticos que viven de ellos.

INDECENTE es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo (y no digamos intelectual o cultural).

INDECENTE es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.

INDECENTE es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.

INDECENTE es que sus señorías cuando cesan en el cargo tengan un colchón del 80% del sueldo durante 18 meses.

INDECENTE es que ex ministros, ex secretarios de estado y altos cargos de la política cuando cesan son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del erario público.

INDECENTE es que se utilice a los medios de comunicación para transmitir a la sociedad que los funcionarios sólo representan un coste para el bolsillo de los ciudadanos.

INDECENTE es que nos oculten sus privilegios mientras vuelven a la sociedad contra quienes de verdad les sirven.

Y mientras, hablan de política social y derechos sociales. ¡¡QUÉ INDECENTE!!

Los funcionarios que hemos accedido a este puesto (función pública docente, en mi caso) hemos necesitado unos estudios y superar un concurso oposición y tenemos derecho a un puesto fijo, a unas vacaciones según convenio y a las subidas salariales estipuladas según el IPC (no el 2% que nos aplican) .

A cualquier empresa privada se le obliga a hacer contrado indefinido a los trabajadores que lleven tres años trabajando. La Administrción puede tener a sus empleados con contrato eventual años y años, incluso pueden llegar a ser interinos de por vida.

Mª José Corral Benítez
ENLACES:

4 comentarios:

Antonio Aguilera dijo...

¨Realmente es vergonzoso la cantidad de privilegios que tienen los polìticos.
Y como bien dices, lo primero que hacen cuando toman posesiòn de su cargo, es subirse el sueldo.

Pues me estoy planteando no volver a votar, al menos a los partidos mayoritarios, ya me entiendes.

Quizàs recoja algunas ideas, de las que expones, para el siguiente espolòn.

Como siempre se ha dicho: "o tòs moros, o tòs cristianos", pero no estos agravios comparativos.

Excelente post M. Josè

Saludos prevacacionales de este revulsivo

Pepe Bermúdez dijo...

Existe una cosa que se llama clase política, a la cual se accede desde el amiguismo o el servicio al partido. Por tanto vivimos en una PARTITOCRACIA, no en una DEMOCRACIA como la mayoría cree. Los políticos sólo legislan con vistas a los réditos electorales. Mientras que haya tontos que los voten tendrán la legitimidad de seguir manipulando a su antojo.
La democracia (el gobierno del pueblo) está enferma por el virus de la dictadura de los partidos: LA PARTITOCRACIA. Tal y como se viene demostrando ya no existe la ideologia, es algo muerto en manos solo del interés y punto. Pero claro, comentarios como éste para alguien que, o bien vive del partido, o tadavia vive en el país de los sueños, le parecerá desorbitado.
Termino preguntándome donde quedá la Constitución y aquellos paradigmas de que toda persona tiene derecho al trabajo, a la vivienda, etcétera, ¡¡¡ahhh y no es un chiste!!!

saludos desde el fastidio

Pepe Bermúdez dijo...

Se me olvidaba decir que es muy curioso que quien ha gestionado la crisis, el paro y la situación actual se vaya de rositas sin que nadie diga nada, y en cambio la presidenta de la comunidad de Madrid, que desde luego no tiene nada que ver con el resto de España se le monten huelgas, y saraos diversos.
Leánse ustedes las criticas de los socialistas de toda la vida a la gestión de zapatero y sus adlateres, entre otros los de la ceja que viven a cuerpo rey pero en el fondo, son comunistas. Perdonen la ironia, pero estoy muuuuyyyy cabreado con los impuestos y demás cosas...
¡¡¡¡¡políticossssssss!!!!!

María José dijo...

Antonio:
No me gusta entrar en política de forma pública, pero cuando me tocan el bolsillo ... ja ja ja es harina de otro costal. Ya he estado con el suelto congelado en más ocasiones, esa pérdida de poder adquisitivo no la hemos recuperado.

Unos van y otros vienen (de vacaciones, me refiero), a mí se me han acabado ya.

Pepe Bermúdez:
Yo me he quedado perpejla al ver a Cayo Lara con su bandera republicana explicando al Rey de España los planes para la III República, ja ja ja, eso sí que es diálogo diplomático.

Un sludo y cálmate, no merece ... nunca tiempo pasado fue mejor.

Related Posts with Thumbnails