Poema a las madres: "Antes de ser Mamá"



ANTES DE SER MAMÁ...
Yo comía mi comida caliente.
Mi ropa lucía planchada y limpia todo el día.
Podía sostener largas y tranquilas conversaciones telefónicas.


ANTES DE SER MAMÁ...
Me dormía tarde,
tan tarde como quería (porque yo quería)
y jamás me preocupaban los desvelos.
Cepillaba y cuidaba mi pelo, lucía uñas largas y hermosas.
Usaba tacones altísimos y camisones pequeñitos.
Mi casa estaba limpia y en orden,
no tenía que saltar juguetes olvidados por todos lados.


ANTES DE SER MAMÁ...
No me importaba si alguna de mis plantas era venenosa,
ni pensaba en lo peligroso de las escaleras
o las esquinas de mis muebles.
Tenía adornos en mesas bajas y flores en floreros de vidrio.
No dejaba mi tiempo en consultas mensuales con los médicos,
ni consideraba siquiera la palabra vacuna.


ANTES DE SER MAMÁ...
No tenía que limpiar comida del suelo,
ni lavar las huellas de pequeños deditos marcadas en los cristales.
Tenía control absoluto de mi mente,
mis pensamientos, mi tiempo, mis planes, mi cuerpo y mi aspecto físico...
Dormía toda la noche y los fines de semana eran totalmente relajados e incluso románticos.


ANTES DE SER MAMÁ...
No me entristecían los gritos de los niños en la consulta médica
(porque no los escuchaba nunca),
no tuve jamás que detener, con lágrimas en mis ojos,
un bracito que sería inyectado;
no me imaginaba que mi peor pesadilla
pudiera ser un termómetro con el mercurio superando los 39ºC.


ANTES DE SER MAMÁ...
Yo nunca sentí un nudo en la garganta
al mirar a través de unos ojos llorosos y una carita sucia.
No conocía la felicidad total con sólo recibir una mirada.
No pasaba horas mirando la inocencia dormir en una cuna.
Nunca sostuve a un bebé dormido sólo porque no quería alejarlo de mí.


ANTES DE SER MAMÁ...
Nunca sentí que mi corazón se rompía en un millón de pedazos
al no poder calmar el dolor de un bebé.
Ni nadie me hizo sentir tan valiosa como mi niño
agradeciendo una cura,
ni tan orgullosa como el día que hizo su primer dibujo.
Nunca supe que algo tan pequeño, podía afectar tanto mi mundo.
Nunca supe que podía amar a alguien de ese modo.


ANTES DE SER MAMÁ...
Yo no conocía el sentimiento que provoca
tener mi corazón fuera de mi cuerpo.
No sabía que me sentiría tan especial al alimentar a un bebé hambriento.
No sabía de esa cercanía inmensa entre una madre y su hijo.
No sabía que algo tan pequeño podría hacerme sentir tan grande.


ANTES DE SER MAMÁ...
No imaginaba tanta calidez, tanta dulzura, tanto amor.
No imaginaba lo maravilloso que sería.
No imaginaba la satisfacción de ser madre,
no sabía que yo era capaz de conmoverme así ante la suavidad de su manita cálida,
de su piecito gordo, de su beso pegoteado de caramelo...


HOY NO IMAGINO MI VIDA
SIN ESA PEQUEÑA SONRISA PICARA Y TRAVIESA,
SIN ESCUCHAR DE UNOS PEQUEÑOS LABIOS
ESA PALABRA CORTA E INMENSA A LA VEZ...

" MAMÁ "
(Anónimo)
ENLACES:
Nota: En España, el Día de la Madre se celebra el primer domingo de mayo.

12 comentarios:

Mª Antonia dijo...

Querida Mª José:
Me he emocionado con este poema, con el que todas las madres (existen excepciones, lógicamente) nos sentimos identificadas.
Yo sólo añadiría, como homenaje a nuestras madres:
ANTES DE SER MAMÁ
NO SABÍA VALORARTE, MADRE, LO SUFICIENTE. AHORA COMPRENDO MUCHAS PALABRAS Y ACTITUDES TUYAS, POR MI BIEN.
GRACIAS, MAMÁ, POR ENSEÑARME A SER MADRE DE MIS HIJAS. TE QUIERO.

Besos.

Alfa79 dijo...

María José:

Un poema que lo dice todo.

Antes de ser mamá, sólo existe la irrealidad sobre un mundo ficticio pero complaciente y agradable. Muy agradable.
Antes de ser mamá, Copérnico era un mero farsante e intentaba engañarnos con su increíble teoría heliocéntrica.
Antes de ser mamá, era la vida quien venía a contemplarnos.

Siendo mamá, los sueños Sí existen: se llaman hijos. Las vigilias, se vuelven permanentes: se llama, amor de madre.

Felicidades a todas las madres.

Toni Sagrel.

Antonio Aguilera dijo...

Me duele tremendamente no haber podido, o querido, expresarle a mi madre mientras vivió, el suficiente agradecimiento por lo mucho que me quiso, ahora valoro nuchos detalles que antes me parecían menos relevantes. Y es que, quizás, fui demasiado egoista.

Ahora ya es tarde, lleva 6 años muerta. Ya nunca podré decirle cuánto la quise, por qué no aproveché el tiempo mientras estuvo conmigo.

Felicidades a todas las madres.

Anónimo dijo...

Hola María José,
Me ha alegrado muchísimo ver recogído en tu blog este precioso poema. Gracias por hacer partícipe a tanta gente de estas "perlas".
Seguimos como siempre en contacto.
Hasta pronto.

María José dijo...

Mª Antonia:Lamentablemente no todas las madres se comportan como tal, o aunque lo intenten no saben hacerlo bien. Ser madre es muy difícil.
Besos

Alfa79:El instinto maternal es algo real. De repente surge sin saber cómo ni cuando.

Pocos hombres saben reconocer eso.
Un saludo y gracias por esa empatía con las mujeres y madres.

Antonio:También es difícil ser hijo. Los hijos, a veces, están ciegos a lo que sus padres y madres se sacrifican por ellos. Aunque no todos, claro está.

En el siguiente post muestro un homenaje de hijos a madres.
Un saludo.

Anónimo:Lo que merece la pena hacer público , esas perlas como tú las llamas, ¡¡ qué mejor sitio que éste !!
¿No crees?

Un saludo y espero encontrar más perlas.

carmen dijo...

Este poema es de lo más bonito que he leido ultimamente.Y es que no hay amor más grande que el que siente una mujer hacia sus hijos.
Felicidades a todas las madres.

Saludos.

María José dijo...

Carmen:Bienvenda a Mi Propio Laberinto. A mí me gustó mucho también, es una lástima que este poema vaya circulando por ahí sin conocerse la autoría.

Los niños de la foto son mis hijos cuando eran pequeños. Son lo que más quiero en el mundo.

Un saludo y gracias por el comentario.

manu dijo...

seguramente debe ser así, lo veo en mi madre cuando me mira, lo veo en su preocupación cuando algo me sucede.

ellas van a estar siempre y nada les importa más en este mundo que esas personitas que han traído al mundo.

dejan de pensar en ellas y lo dan todo...lo dan todo...todo...todo. y se llenan de felicidad, con una sonrisa nuestra. nada más que eso...una sonrisa, un abrazo, un beso y un "te quiero".

felicidades!

María José dijo...

Manu:Las buenas madres lo damos todo altruistamente por nuestros hijos. Si ellos no valoran esa actitud nos sentimos muy tristes y decepcionadas, pero siempre estamos ahí para cuando nos necesiten.

Un saludo.

mari dijo...

hola me encanto este poema si es bellisimo ser madre lo supe hace dos meses,,,

María José dijo...

Mari:Enhorabuena por tu maternidad y gracias por visitar mi Laberinto y dejar tu comentario.

Un saludo

Wendy dijo...

Me ha encantado el poema. Bellas, precisas y profundas palabras con toda la elocuencia que conmueve hasta lo más profundo del corazón.

Related Posts with Thumbnails